En la zona norte de Gran Canaria, a tan sólo 17 kilómetros de la capital insular, encontramos el pequeño municipio de Arucas —Arehucas, si nos remontamos al topónimo aborigen—. Limitado por los municipios de Moya y Firgas al oeste, Teror al sur y Las Palmas al este, el territorio administrativo de Arucas se divide en un total de 14 barrios, que juntos suman más de 37.000 habitantes. El encantador casco histórico de su capital municipal —también denominada Arucas—, data de finales del siglo XV, cuando la conquista castellana de la isla trajo consigo la destrucción del asentamiento original prehispánico para, acto seguido, reconstruirlo de nuevo en torno a la ermita de San Juan.