La atracción que solemos sentir hacia los miradores se basa en esa curiosidad insaciable de cualquier viajero, y ese deseo de admirar de un solo vistazo una amplia panorámica. En la isla de Gran Canaria existe un buen número de miradores que nos brindan esa posibilidad y la emoción de ver algo tan hermoso por primera vez.
Algunos de estos miradores de Gran Canaria se abren a paisajes volcánicos, otros tienen dibujado el azul del Atlántico o muestran una mezcla de bosques y coladas volcánicas. Es imposible no caer rendido ante la belleza de Gran Canaria que nuestros ojos son capaces de admirar gracias a los miradores.