El faro de Martiño está situado en la montaña de Martiño en la isla de Lobos, a unos 5 km del Puertito. Alcanza los 29 m de altura sobre el nivel del mar y es la única obra oficial que hay en el islote de Lobos.
Junto con los faros Tostón, en el Cotillo, y el de Pechiguera, en Lanzarote, forman un triángulo para balizar el paso de navíos por el estrecho de la Bocaina, que separa las islas Lanzarote y Fuerteventura.
Una vez aprobado el Plan General para el alumbrado de las Islas Canarias de 1857, se comenzó con el proyecto y trazado de los planos del faro de Martiño, interviniendo varios ingenieros, entre los que se encontraba Juan de León y Castillo.