Situado en un prominente valle del norte de La Gomera, Hermigua se presenta ante el viajero como un territorio de paz y calma, rodeado de bancales verdes, laurisilva y plataneras y festoneado por un tramo de costa de más de 8 kilómetros y abruptas montañas. Se encuentra sólo a 20 kilómetros de la capital de la isla, San Sebastián de la Gomera, y tiene una población que no supera los 2.200 habitantes. Al estar bajo la influencia del Parque Nacional de Garajonay, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, se ha sometido a una cuidada y exigente rehabilitación y es uno de los entornos mejor conservados de La Gomera.