Pueblo con encanto para descansar entre el mar y las palmeras.
A pesar de ser el principal centro turístico de La Gomera, está alejado del turismo de masas, lo que le da un agradable ambiente bohemio. Las temperaturas son cálidas y suaves también durante la noche y permiten disfrutar de este enclave rodeado de naturaleza en cualquier momento del año. Probar las deliciosas galletas gomeras y la miel de palma, que se pueden comprar en muchas tiendas de Valle Gran Rey, es una experiencia obligatoria para el visitante.