Desde que se sale de Caleta de Sebo en dirección a las playas de la zona sur, el Salado y la Francesa, conforme vamos avanzando en el trayecto observamos su silueta en tonos amarillos y ocres.
Con 172 metros de altura, es uno de los cuatro conjuntos volcánicos de La Graciosa que no debes perderte cuando visites la isla, porque es uno de los lugares más emblemáticos del archipiélago Chijino y también de las Islas Canarias.
Amarillos, ocres, marrones y rojizos contrastan con el azul turquesa y verdoso de las aguas cristalinas que la rodean y con los de la pequeña cala de arena dorada que hay justo en su falda: la Playa de la Cocina. Una playa muy coqueta, de aguas tranquilas, que invita a un baño y a practicar snorkel.