La bahía y la playa de El Salado, en La Graciosa, es la más cercana al puerto y su capital Caleta del Sebo. La playa, de casi dos kilómetros de paradisiaca arena blanca, se extiende por un auténtico oasis: la franja de mar y dunas de La Lagunita y la Baja de la Peña. Múltiples son los recovecos donde tender la toalla y entregarse al aleteo admirando el Risco de Famara y el noroeste lanzaroteño.