El charco Azul de La Palma ofrece una posibilidad distinta y singular para disfrutar del mar. Esta fama se incrementó tras una reciente remodelación, hasta el punto de lograr un premio internacional en 2013 por los servicios añadidos. En San Andrés y Sauces, uno de los municipios más bellos del norte de la isla, este enclave resulta ideal para disfrutar en familia del mar y el sol en contraste con el verde de la cercana laurisilva, bosque prehistórico de gran valor.