La playa de Papagayo es una de las más bonitas y fotografiadas de la isla. A pesar de sus pequeñas dimensiones, tiene un encanto natural que no deja indiferente a nadie: sus aguas cristalinas y arena dorada es lo más parecido al paraíso en la isla de Lanzarote.