El Barranco del Infierno, nombre que adopta por su carácter abrupto, es un Espacio Natural Protegido ubicado en el municipio de Adeje, en el suroeste de Tenerife. Junto a otros barrancos y roques de la zona, el conjunto constituye la Reserva Natural Especial del Barranco del Infierno, un hermoso paisaje de naturaleza desbordante y de gran biodiversidad que alberga numerosas especies endémicas. Entre las aves destacan el aguililla, el cuervo, el cernícalo o la pardela cenicienta. Esta Reserva Natural, que también posee un importante valor arqueológico, acoge un sinfín de cuevas con interesantes grabados rupestres.