Echium wildpretii

A medida que se marchitan van cambiando su tonalidad rojiza por unos profundos tintes azulados, que finalmente acaban en un hermosísimo color lapislázuli.

Echium wildpretii

Los frutos consisten en pequeñas nueces algo verrucosas, que contienen diminutas y abundantísimas semillas.