Mirador de El Bailadero

Tras atravesar una sugerente entrada, nos encontraremos con dos impresionantes ventanales de forma abovedada. Son los ojos del Mirador, a través de los cuales Manrique concebía una extraordinaria vista panorámica.